lunes, 18 de mayo de 2015

Al señor cobrador

Carta abierta al señor que tan amablemente me amenaza por enésima vez con mandarme a los tribunales a cuenta de una deuda que no existe.

Estimado Sr. Monge:

Le informo que debido a su desinterés y manifiesta incompetencia por regularizar la relación contractual y la supuesta deuda que me une con su cliente France Telecom España S.A y que a día de hoy asciende a la cantidad de 72.60 euros, voy a trasladar su expediente a mi departamento jurídico para iniciar la vía judicial. Es decir, voy a hacer exactamente lo mismo que ustedes, pero al revés.

Una vez obtenida sentencia a mi favor (es genial que ya den por hecho que van a sentenciar a su favor, así que yo también me inyecto esta dosis de autoestima), solicitaré el total embargo de sus bienes e ingresos (los de France Telecom, los de Intrium Justitia y los suyos personales, ya de paso) más un 50% añadido en concepto de intereses legales, costas judiciales y daños y perjuicios en mi desempeño profesional causados por su cliente derivados de las deficiencias de su servicio (vale, de acuerdo, ustedes proponen un 30% de recargo, pero es que me he venido arriba).

Por otro lado, estudiaré junto con mi departamento jurídico la posibilidad de demandarles por malos modales, acoso telefónico y postal, así como por daños morales derivados de su trato vejatorio; esto puede parecerle una pijada, pero es que una (yo) ha estudiado en muy buenos colegios y ha recibido una educación familiar en la que sus modos y maneras no están bien vistos.

A fin de desistir en dicho traslado, le requiero para que proceda a liquidar la deuda que estimo en 5.800 euros en un plazo improrrogable de dos días (he redondeado un poco con el cálculo, no se lo tome a mal).

Si precisa alguna aclaración más sobre este proceso, mejor no se ponga en contacto conmigo porque le va a dar igual.

Madrid a 18 de mayo de 2015
Alejandra Rodríguez
Periodista y Maruja polivalente

PD. Le ruego traslade a su departamento de ortografía mi ruego de respetar las reglas del español; las tildes cuentan como falta de ortografía y las comas se inventaron para hacer pausar normales de lectura, no para atragantar a un potencial lector. De lo contrario igual le planteo a mi departamento jurídico la posibilidad de demandarles por daño retiniano irreversible. Y ya sabe, en cuanto obtenga sentencia a mi favor solicito el embargo de sus bienes y me quedo más ancha que larga.

Sin otro particular, me despido atentamente que tengo que trabajar y tender una lavadora.

lunes, 6 de mayo de 2013

Con la que está cayendo...

Las cifras del paro han bajado un poco. Disculpen si no doy saltos de alegría, pero me temo que esto no es más que un espejismo. Me explico. Me alegro por todos aquellos que han logrado colarse entre esos 46.050 nuevos ocupados y deseo fervientemente, por la cuenta que me tiene entre otras cosas, que esta cifra vaya engordando más y más.

Sin embargo, una vez superada esta pildorita de alegría, no tengo por menos que pensar en todo el camino que nos queda por recorrer. Creo que si no hacemos una profunda reflexión de las razones que nos han llevado hasta aquí y, sobre todo, de los motivos por los que nos está costando levantar cabeza, estaremos condenados a repetir esta historia que está adquiriendo tintes verdaderamente trágicos en algunas familias, muchas de las cuales (otras sí, para qué negarlo) no han vivido por encima de sus posibilidades por mucho que lo repitan hasta la saciedad políticos y empresarios de diverso pelaje.

lunes, 25 de febrero de 2013

¡Qué miedo y qué pena... otra vez!

Ha pedido disculpas, pero calculo que si las víctimas de la violencia doméstica se han sentido la mitad de agredidas que yo, que no me puedo comparar a casi ninguna de ellas (y digo casi, sólo casi y los que me conocen intuyen por qué) el daño que han hecho sus palabras cuando ha declarado tan alegremente que "la mayoría de las denuncias son falsas" ha sido terrible. Creo en Toni Cantó y el partido en el que milita me parece honesto (al menos aún lo pienso), lo que es mucho decir teniendo en cuenta el lodazal en el que se ha convertido la escena política española. Le he oído en alguna ocasión y me parece que su discurso vehemente es precisamente el que necesitamos en esta época en la que no cabe un chorizo ni un sinvergüenza más y en la que el mundo parece estar hecho al revés; es decir, para favorecer al pillo, al delincuente, al estafador. En definitiva, al que se salta las reglas mientras el resto de esforzados ciudadanos son golpeados una y otra vez por eso que llamamos, en abstracto, el sistema.

martes, 8 de enero de 2013

Soy mala persona


Sí, no se asusten. Desde que mi hija vino al mundo disfruto de las navidades mucho más que antes de que ella estuviera conmigo. Es cierto que tengo que darme la paliza para poner mi casa como si fuera una sucursal de Las Vegas, ir como geisha por arrozal para cuadrar nuestro desplazamiento a casa de mis padres y elaborar toda una serie de complejos guiones para que mi niña averigüe lo más tarde posible la verdadera identidad de los Reyes Magos. Es más. Desde hace muchos años no pido nunca nada. Me gustan las sorpresas y soy fácil de contentar. Nunca he devuelto un regalo y siempre me he adaptado a las circunstancias.

Este año he hecho una excepción. He sido egoísta y he pedido algo. Bien es cierto que no se trata de nada material y que tampoco es para mí, pero no se dejen engañar. Mi generosidad tiene truco.

viernes, 5 de octubre de 2012

S-I-N-V-E-R-G-Ü-E-N-Z-A-S

Llevaba yo unos días bastante tranquila. En su momento pensé en escribir un post titulado 'Soy mala persona' a cuento de la concesión del tercer grado al etarra Jesús María Uribetxeberría Bolinaga. Por mucho que las leyes democráticas permitan que este despojo se libre de la cárcel no puedo evitar desear que se pudra en una celda (inmunda si pudiera ser) entre terribles sufrimientos. Lo que pasa es que algunas personalidades mucho más inteligentes y preparadas que yo, como Antonio Gala y Arturo Pérez Reverte, ya expresaron, también mucho mejor que yo, que a la mayoría de los ciudadanos de bien nos importan más la víctimas que los verdugos, que lo verdaderamente injusto y antidemocrático es que la muerte le llegue a uno cuando se la adelanta otro de un tiro en la nuca y que este tipejo está igual de terminal que usted y que yo; ya que el primer factor de riesgo de muerte es estar vivo.

martes, 28 de agosto de 2012

Bofetadas de realidad

Acabo de volver de mis vacaciones. He estado en Angola, un lugar que no es para turistas, sino para viajeros y del que iré dando cuenta en otro blog que nos hemos sacado de la manga mi acompañante y yo. Todavía está en pañales, pero adelanto que se llama Angola: la tierra del Imbondeiro, en honor al árbol más representativo del país, cargado de leyendas y presente en cada rincón de su extenso territorio.

Viajar a África obliga a olvidarse del reloj y a aceptar que 10 minutos pueden convertirse en hora y media. Obliga también a dejar en casa las normas y criterios por los que nos regimos los países mal llamados desarrollados. Ver gente que vive conforme a las costumbres y directrices de hace cientos de años, que no tiene agua corriente ni luz eléctrica las 24 horas del día y que ha de bregar diariamente con las cicatrices que ha dejado una guerra de cuatro décadas ayuda a relativizar; y mucho.

viernes, 20 de julio de 2012

¡Váyanse ustedes a la mierda!


Si hay algo de lo que una no puede presumir es de tener una voz suave y delicada. En numerosas ocasiones, hablando por teléfono, me han confundido con un aguerrido varón. Además, mi tono fuerte y mi sarcasmo me han obligado en infinidad de circunstancias a pedir disculpas y a aclarar que lo que estaba diciendo no implicaba que estuviera enfadada. Simplemente, mi voz es así y aunque procuro modularla... a veces no me sale.

No obstante, a veces me gustaría poseer las cualidades vocales del recordado Fernando Fernán Gómez y proferir un sonoro "¡váyanse ustedes a la mierda!" cuando hablo de los políticos de este país.